Metaverso es una de las palabras más de moda en el entorno tecnológico. Quizá también una de las que más interrogantes ha generado en los últimos tiempos, pero ¿qué es el metaverso y cómo funciona?

En un mundo en el que la digitalización y las nuevas tecnologías avanzan a pasos agigantados, ¿quién no imagina que pronto estaremos en la playa de Maldivas, desde nuestro salón? ¿o que podremos acudir a la primera fila de un concierto, desde nuestra casa?

Gracias al metaverso, podríamos cambiar la forma en la que interactuamos y la manera de vivir nuestra propia realidad. Todo de la mano de la tecnología.

Neal Stephenson, en su novela Snow Crash (1992) fue la primera persona que utilizó el término “metaverso” para referirse a un universo consensuado basado en nuestra propia realidad. Desde entonces, el término no ha hecho más que ganar importancia y generar preguntas.

¿Qué es el metaverso?

Para entender mejor qué es el metaverso, empezaremos por desgranar este término. La palabra Metaverso está compuesta por “meta”, proveniente del griego y cuyo significado es “después” o “más allá” y por “verso”, que significa universo. Por tanto, analizándola, entendemos que Metaverso significa “Mundo que está más allá”.

Así, el metaverso al que nos referimos es un universo de realidad virtual o aumentada y tridimensional gracias a la cual podemos interactuar con otros usuarios, representados en esta realidad mediante avatares.

Por tanto, es una segunda realidad que nos permitiría realizar distintas actividades cotidianas, y no tan cotidianas, combinando entornos virtuales y reales.

 ¿Qué es un avatar?

Como hemos mencionado, el metaverso fue mencionado por primera vez en 1992 por Neal Stephenson, y también el de avatar. Con su libro Snow Crash se refería a los avatares como representaciones virtuales de las personas.

¿Cómo funciona?

Estamos acostumbrados a tener ciertos límites y restricciones de tiempo y espacio con nuestras nuevas tecnologías (móviles, ordenadores) y para entender cómo funciona el metaverso, debemos saber que estos límites no existirían, ya que ofrece una experiencia totalmente inmersiva.

Si bien es cierto que se podrá acceder a través de los ordenadores, un elemento muy importante serán las gafas de realidad aumentada. Además, Meta, la matriz de Facebook trabaja en unos guantes hápticos para garantizar que la sensación del tacto también esté presente en la red.

Además, el metaverso funciona gracias a la tercera generación de Internet, llamada web 3.0 o web3, basada en la creación e intercambio de activos digitales a través de la tecnología blockchain.

¿Qué oportunidades ofrece?

Para entender las oportunidades que ofrece el metaverso, comenzaremos hablando de las oportunidades laborales. Y es que, sin ir más lejos, Meta, anunció la contratación, en los próximos 5 años, de 10.000 personas en la Unión Europea dedicadas al desarrollo de un metaverso.

Además, del mismo modo que Meta, otras empresas tales como Microsoft, Google, Apple, Epic Games ya trabajan en el desarrollo de aplicaciones y herramientas para formar parte del metaverso.

No obstante, también son muchas las empresas que desean aprovechar las múltiples oportunidades del metaverso y esto hará que se genere un nuevo ecosistema financiero basado en blockchain y las criptomonedas, y que, si se hace bien, podría llegar a ser muy similar al mundo físico.

Por otro lado, el metaverso ofrece numerosas posibilidades relacionadas en el consumo, las relaciones sociales y la creación de contenidos, ya que, por ejemplo, uno de los objetivos de Meta, es que este espacio se convierta en un lugar de trabajo, además de divertirse y realizar compras.

¿Cuál es la infraestructura del metaverso?

Como ya pasa en la actualidad, los juegos en la nube y juegos de realidad aumentada representan tecnologías inmersivas que representan ya el mundo real y una de sus principales ventajas es que no se necesita de un hardware con amplia potencia para funcionar.

Al igual que para este tipo de juegos, para la creación y funcionamiento del metaverso también se pueden utilizar distintas técnicas. Una de ellas es el blockchain, que contiene numerosos aspectos destacables en la representación de la infraestructura del metaverso.

¿Qué es el blockchain?

Blockchain es un tipo de tecnología (y también una filosofía) que se basa en nodos que forman una cadena. Tal y como su nombre indica, una cadena de bloques.

En estas cadenas, la información se descentraliza y elimina todos intermediarios posibles del proceso.

Relación entre el blockchain y el metaverso

Así, entendemos que la filosofía del blockchain y del metaverso van de la mano. ¿Por qué? Del mismo modo que la tecnología blockchain permite crear redes descentralizadas, asegurando la integridad de la información al completo, el metaverso también busca esa independencia.

Gracias a la utilización del blockchain en la creación del metaverso es la accesibilidad, ya que, la creación de los monederos estará abierta a todas aquellas personas en todo el mundo en blockchains públicas.

Asimismo, la tecnología blockchain ofrece una mejora continua de los niveles de compatibilidad e interoperatividad entre las diferentes plataformas.

Por otro lado, los metaversos necesitarán transferir valor de forma segura en la que los usuarios confíen, y desde luego Blockchain constituye un sistema seguro para transferir valor y también necesitará formas de implementar una gobernanza justa, y la blockchain lo hace posible.

¿Cuándo estará disponible el metaverso?

La realidad es que aún no sabemos la fecha exacta en la que estará disponible, ya que, por el momento, solo está empezando a construirse.

Por el momento aún no contamos con las tecnologías suficientes para conseguir que el metaverso sea 100% real, de modo que podría tardar de 10 a 15 años. Mientras tanto, empresas de videojuegos, entre otras, continuarán lanzando productos que se asemejen a lo que se quiere conseguir con el metaverso.

Historia del metaverso

Tal y como hemos adelantado en líneas anteriores, el término Metaverso fue acuñado, por primera vez, en 1992 por Neal Stephenson en su novela Snow Crash, donde el autore recrea un universo consensuado basado en nuestra propia realidad o universo.

En la novela, él habla de un universo virtual ficticio y también hace referencia a los avatares.

Posteriormente, en el 93, Steve Jackson Games, una marca especializada en juegos de rol, de mesa y de cartas, lanzó un MOO llamado «The Metaverse”.

Casi 10 años después, en 2003, de la primera mención del metaverso, la empresa desarrolladora de Software Linden Lab, presentó Second life, su mundo de realidad virtual en tres dimensiones.

El hito más reciente del metaverso ocurrió el pasado 2021, cuando Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, anunció que su objetivo es que los metaversos sean una parte fundamental de la visión de la empresa, cambiando incluso el nombre de la compañía a Meta.

Y ya sabéis, si necesitáis ayuda con este tipo de tecnologías o queréis adentraros en este mundo de nuevas investigaciones con Blockchain, ¡contactad con nosotros!